Home

¿POR QUÉ UN PSICÓLOGO NO DA CONSEJOS?

Esta pregunta es difícil y fácil de responder, al mismo tiempo. A la hora de tomar una decisión, una de las de verdad, no si me pongo los zapatos negros o los azules, sino decisiones que son muy relevantes en la vida y que pueden tener consecuencias más relevantes aún. Hablo de cambiar de casa, o comprar una, de dejar un trabajo extra que nos está amargando la vida, o dejar a una pareja que nos hace infelices, o empezar una relación que nos hace felices. En cualquiera de estos casos, generalmente un psicólogo no se pronuncia. Y digo generalmente, porque luego habrá psicólogos que consideren que deben hacerlo, pero bueno, yo no me pronuncio, y como yo, muchos otros psicólogos.

¿Por qué? Sobre todo en casos en que está muy claro, como una pareja que te hace infeliz, y la quieres dejar. ¿No sería más fácil que el psicólogo dijera: “Déjala es una novia horrible o es un novio horrible”? No, no sería más fácil, aunque el sujeto en cuestión sea alguien poco recomendable como pareja. Y eso es así porque una decisión de este calibre, tiene muchas variables implicadas, no es el simple hecho de acabar con algo, si el paciente no ha acabado ya con esa relación será por algo, y ese algo es importante.

El psicólogo, por serlo, no está por encima de todo, no sabe qué camino es mejor tomar o qué camino es peor, está ahí para asistirte en tu búsqueda, para ayudarte a darle vueltas al asunto, pero no está ahí para decidir por ti.

Que esa es otra, los pacientes no vienen a verte para que decidas por ellos, ellos quieren ser ellos mismos, quieren vivir su vida, tomar sus propias decisiones, no van allí para ser convertidos en quienes no son. Por eso hay que respetar, entender y ayudar. Respetar su punto de vista, ayudarles a comprender de dónde viene eso que piensan, porque no venimos de la nada, hemos vivido una vida, y quienes somos hoy, es el resultado de esa vida. Así que como decía, entender cómo ven el mundo hoy y ayudarles a ver qué implicaciones tendrá el tomar una decisión o la contraria.

Por otro lado, es importante también que cada persona sea capaz de responsabilizarse de su propia vida, y vivir no es otra cosa que hacer, que decidir, que decantarse, ¿qué mensaje se le transmite a un paciente si se toma la decisión por él? Lo bueno que tiene trabajar con adultos es que está claro que aquí cada uno tiene su vida y debe vivirla, con peor o mejor fortuna.

Lo que sí hacemos es ayudar al paciente planteando otros caminos que a él no se le habían ocurrido, como vías posibles de actuación y valorando qué consecuencias tendría tomar una dirección u otra. Ayudamos ampliando la perspectiva.

Pero lo que pase al final del proceso, la decisión final, no nos compete, lo cual no significa que no nos importe. Deseamos que el paciente sea capaz de responsabilizarse de su propia vida, y en esa línea trabajamos siempre.

Espero que te haya servido de ayuda este post.

Lorena.

Si quieres ponerte en contacto conmigo, puedes llamar al teléfono 606 683 972, para concertar una cita. O si lo prefieres, me puedes dejar un mensaje en el siguiente formulario de contacto.

Anuncios

4 pensamientos en “¿Qué hago, doctor?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s